Un café, y el mar en el patio de butacas

Ayer me levanté temprano. Compré flores para llenar El Umbral, para que la lluvia pequeñita no hiciera mella en nuestro espíritu primaveral. ¿Quién dijo que los domingos son tristes? Cuando es domingo de Cafés Teatrales, todo anticipa las ganas de encuentro.

Que tal como están las cosas, un espacio de reflexión sobre la creación escénica convoque tanta gente en este bello rinconcito de Lavapiés, habla de la necesidad urgente que tenemos de compartir voces y visiones.

cafes teatrales 2

Estas tertulias surgieron hace muchos años en mi Buenos Aires natal, de la mano de uno de mis profesores de la Facultad de Filosofía y Letras, el investigador teatral Jorge Dubatti. Allí participaron algunos de los creadores argentinos que por entonces estaban revolucionando la escena porteña: Spregelburd, Daulte, Veronese… Hace 10 años llegué a Madrid y mi idea de juntar un director/a de escena, un dramaturgo/a, un actor/iz para hablar de procesos de creación me parecía entonces una utopía. Pero en los últimos tiempos, el panorama fue cambiando y tuve claro que era el momento de juntarnos. Ya han pasado por los Cafés Teatrales creadores como Pablo Messiez, Miguel del Arco, Alfredo Sanzol, María Pastor, Claudio Tolcachir, Fernanda Orazi, Paco Bezerra, Jose Padilla, Martret, Luque, Raúl Tejón, Pilar Gómez… De cada uno tengo guardado un momento de epifanía, de maravilla frente a las palabras de uno u otro. Y sin embargo, cada noche antes de un nuevo Café, me sobrevienen los nervios: ¿seré capaz de conseguir que estos talentosos artistas puedan confiar, y se entreguen a la reflexión compartida desde un lugar genuino?

cafes teatrales 4

Y no sé, al menos debo tener buen ojo, porque una vez más ha ocurrido. En la tarde de ayer, Juan Diego Botto, Denise Despeyroux e Inma Cuevas -tres artistas con poéticas muy diferentes entre sí-, nos estimularon con palabras e iluminaciones, con fantasías exuberantes y emociones liberadas. ¿Cómo agradecer la generosidad de Inma y sus lágrimas, la espontaneidad de Denise, la lucidez de Juan?

Leer Más…

Vuelven lo Cafés Teatrales, tertulias sobre creación escénica: Juan Diego Botto, Inma Cuevas, Denise Despeyroux

PicShells

Teatrorama presenta: CICLO DE CAFÉS TEATRALES 2015

Invitados Sesión 1: Juan Diego Botto, Inma Cuevas, Denise Despeyroux

Moderado por Verónica Parizzi Doynel 

Domingo 22 de marzo, 17hs. El Umbral de Primavera, C/ Primavera 11, Lavapiés.

Los Cafés Teatrales presentados por Teatrorama, y con la colaboración especial este año de la Revista Godot, se consolidan como un espacio de reflexión e intercambio con los creadores de las artes escénicas. En estos encuentros, dialogamos sobre los procesos de creación teatral, desde el punto de vista de la dramaturgia, la dirección y la actuación. Moderados por Verónica Parizzi Doynel, constituyen una oportunidad única de acercarnos a la concepción de la poética teatral particular de cada artista, configurando un mapa de las nuevas formas del teatro actual y fomentando conexiones entre diferentes creadores entre sí y con un público interesado en ir un poco más allá de la mera recepción escénica.

Para el primer encuentro de 2015, en el cálido espacio del ambigú de El Umbral de Primavera, contaremos con la participación del actor y autor argentino Juan Diego Botto (ganador de los Premios Max a Mejor Actor y Autor Revelación por “Un trozo invisible de este mundo”), la dramaturga y directora Denise Despeyroux (“Carne viva”, “Por un infierno con fronteras”, candidata Premios Max Mejor Autoría por “La realidad”) y la actriz Inma Cuevas (“Constelaciones”, “MBIG”, ganadora del Premio a Mejor Actriz Secundaria de la Unión de Actores por “Cerda”).

Anteriormente, han participado en los Cafés Teatrales Pablo Messiez, Miguel Del Arco, Claudio Tolcachir, Alfredo Sanzol, Jose Padilla, Fernanda Orazi, Luis Luque, Paco Bezerra, María Pastor, Jose Martret, Raúl Tejón y Pilar Gómez. Os esperamos a todos en un nuevo encuentro, que promete ser un lujo para los apasionados por la creación escénica.

Este primer encuentro del ciclo 2015 de los Cafés Teatrales será el domingo 22 de marzo a las 17hs en El Umbral de Primavera (C/ Primavera 11, Lavapiés). El aforo es limitado y las reservas pueden hacerse al 605 849 867 o en la web de El Umbral de Primavera.

Os esperamos.

Leer Más…

Los libros de la buena memoria: Elogio de Peter Brook

“El vino entibia sueños al jadear
Desde su boca de verdeado dulzor
Y entre los libros de la buena memoria
Se queda oyendo como un ciego frente al mar.”
Los libros de la buena memoria
Luis Alberto Spinetta (Buenos Aires, 1950-2012)

Este post no es una crítica ni una crónica. Es una sucesión caótica de asociaciones libres a partir de la comunión ocurrida en la maravillosa ceremonia pagana que fue la función The valley of astonishment de Peter Brook en los madrileños Teatros del Canal.

Allá lejos y hace tiempo, en 1999, se estrenaba en Buenos Aires The man who, el primer espectáculo de Peter Brook que vimos por esas tierras, en el mítico Teatro San Martín. Yo trabajaba en mi primer festival internacional y recuerdo mi excitación al coincidir en un viaje en ascensor con uno de los actores de Brook, David Bennent, que tanto me había impresionado como el chico que no quería crecer en El tambor de hojalata de Schondlorff. The man who fue la primera de las obras en las que Brook abordó el tema de los desórdenes neurológicos. El cerebro se constituía en tema de reflexión, y su espectáculo (aunque encumbrado después, curiosamente recibido entonces con la misma tibieza que leo hoy en las críticas de The valley of astonishment) era el resultado de una investigación que demandó a Brook y su equipo años y años de trabajo. Entre las imágenes que me quedaron, recuerdo al actor japonés haciendo de un paciente que sólo podía percibir la realidad ubicada en su lado derecho, incluso en su propio cuerpo. El personaje no tenía percepción del lado izquierdo de su cuerpo, y se afeita la mitad de su cara, hasta que por fin entiende a través de verse en una pantalla, media cara todavía con crema, y suplica a los médicos que detengan las pruebas. Este y otros personajes desfilaban por el libro de Oliver Sacks con el bellísimo título de El hombre que confundió a su mujer con un sombrero, que sirvió de inspiración a Brook.

1 the man who

The Man Who

Leer Más…

Mi Buenos Aires querido. Mis tuiteatreros queridos.

Durante mis primeros años en Madrid, mientras cursaba el Master en Gestión Cultural, me sentía orgullosa cada vez que un profesor ponía como ejemplo la cartelera de Buenos Aires para hablar de calidad, cantidad y variedad de oferta teatral. Me entusiasmaba contando sobre la proliferación de salas en los más insospechados rincones de mi ciudad de origen. Me enredaba en discusiones eternas acerca de las maneras de producción de espectáculos en cooperativa, de las formas de asociación de los artistas, de la alta participación popular. Pero sobre todo, con quienes más me empeñé en transmitir mi pasión, fue con mis queridos #tuiteatreros. No hizo falta, muchos de ellos ya amaban a creadores argentinos como Claudio Tolcachir, Daniel Veronese o Pablo Messiez. Y así fue como hace un año y medio empezamos a fantasear con la idea de hacer una excursión puramente  teatrera, de cruzar el océano para recorrer, además de las callecitas de Buenos Aires que tienen-ese-qué-se-yo-viste, el circuito off de la escena porteña.

Ríos de tinta digital tuitera han corrido desde entonces, y cuando pensé que no lo lograríamos, aquí estoy, en el salón de la casona de San Telmo en donde en algunas horas recibiré a mis amigos: un grupo de expectantes espectadores activos, tan apasionados como yo, que durante meses han ahorrado para cumplir este sueño. Ya no se hartarán de escucharme ponderar milanesas, alfajores, ñoquis o asados. Ya sabrán de qué les hablo cuando digo “morfar”, “pelotudear”, o cuando explico instituciones porteñas como los pasacalles o los paseadores de perros. Pero sobre todo, ya sé que podremos compartir la emoción de haber disfrutado de esas maneras/otras de hacer teatro.

Ahora que ellos estarán ocupados haciendo maletas, aprovecho para compartir con vosotros algunas de las sorpresas que les tengo preparadas. No es para que muráis de envidia, que también, sino para que conozcáis algunos nombres, por si pasan por ahí o por si también vosotros podéis cruzar el charco. Si es así, podéis preguntarme. Estaré encantada de daros sugerencias.

Estas son algunas de las funciones que verán los #tuiteatreros en Buenos Aires:

TERCER CUERPO. De Claudio Tolcachir. Sala: Timbre 4

Cinco vidas, cinco deseos de amar, cinco personas incapaces. Mientras tanto se vive, se trabaja, se intenta. Miedo a no ser, miedo a que sepan quien soy. Miedo e incapacidad. La historia de querer y no saber que hacer. La historia de un intento absurdo. y subir las escaleras. Y querer vivir cada día a pesar de todo.

1 tercer cuerpo

Leer Más…

Cafés Teatrales: Tertulia sobre la creación escénica con Claudio Tolcachir, Luis Luque y Raúl Tejón

Los Cafés Teatrales presentados por Teatrorama se consolidan como un espacio de reflexión e intercambio con los creadores de las artes escénicas. En estos encuentros, dialogamos sobre los procesos de creación teatral desde el punto de vista de la dramaturgia, la dirección y la actuación. Moderados por Verónica Parizzi Doynel, constituyen una oportunidad única de acercarnos a la concepción de la poética teatral particular de cada artista, configurando un mapa de las nuevas formas del teatro actual y fomentando conexiones entre diferentes creadores entre sí y con un público interesado en ir un poco más allá de la mera recepción escénica.

Para el primer encuentro de 2014, en el nuevo espacio de la Champañería María Pandora (Plaza de Gabriel Miró, 1 Las Vistillas), contaremos con la participación del director y autor argentino Claudio Tolcachir (quien estrena “Emilia” en los Teatros del Canal), el director Luis Luque (“Ahora empiezan las vacaciones” y “Diario de un loco“) y el actor y director Raúl Tejón (quien acaba de estrenar “El huerto de guindos” en La Casa de la Portera).

El encuentro será el domingo 12 de enero a las 16hs (horario especial para que nuestro invitado internacional pueda estar en su función de “Emilia“). (Actualización: aforo completo).

Anteriormente, han participado en los Cafés Teatrales Pablo Messiez, Miguel Del Arco, Alfredo Sanzol, Jose Padilla, Fernanda Orazi, Paco Bezerra, María Pastor, Jose Martret y Pilar Gómez. Os esperamos a todos en un nuevo encuentro, que promete ser un lujo para los apasionados por la creación escénica.

Imagen

Leer Más…

Los espectadores más apasionados de la red dan sus Aplausos Tuiteatreros 2013

“Los #tuiteatreros se ponen en pie para aplaudir a quienes nos han dado algunos felices momentos teatrales este año #AplausosTuiteatreros2013”.

Este mediodía, como ya hicieran en 2012, las cuentas de Twitter de los espectadores más apasionados de la red alborotaron el teatrerío digital mencionando “algunos de los momentos de belleza y felicidad que nos dejó este intenso año escénico”.

Delicadas criaturas del aire: “Mi gran obra”, de David Espinosa

¡Ah, qué grande es el mundo a la luz de las lámparas! 

¡Y qué pequeño es a los ojos del recuerdo!

Charles Baudelaire

Cuando eres pequeño tienes la libertad de crear un mundo en el que pueden convivir un cowboy y un soldadito, un superhéroe, una princesa y un astronauta, todos viajando en un cochecito de carreras o en un barco pirata.  Tienes la paciencia de encajar pieza tras pieza de Lego hasta construir la más sofisticada fortaleza. Y tienes también la impunidad de destruirlo todo de un manotazo, porque sabes que el placer estará en volver a construirlo al día siguiente.

Cuando crecemos, nos cuesta mucho más atrevernos a arrasar lo que cuidadosamente hemos construido, y empezar todo otra vez. En Mi gran obra” Un proyecto ambiciosoDavid Espinosa se permite crear un universo delicioso e inquietante y tiene la valentía de barrerlo de un plumazo una y otra vez, con el eco de la impunidad infantil en sus expresivas manos. Pero la propuesta de David excede lo lúdico, es mucho más que un poético Juego de la Vida. Este microscópico teatro nos dispara potentes asociaciones y reflexiones sobre la sociedad contemporánea, tan sólo con cambiar de sitio alguno de sus 300 personajes.  La escena bucólica pasa a ser absolutamente sórdida con unas pequeñas intervenciones. Nada es inocente en este rompecabezas existencial pleno de lirismo e ironía.

mi gran obra david espinosa

Leer Más…

Adivina quién viene a cenar (El tuerto y ser feliz)

Cuesta escribir algo cuando lo que se debería es dejar de hablar y volver a hacer. Cuando sólo tienes preguntas y ninguna certeza. Pero se hace imprescindible cuando las preguntas surgen porque una obra de teatro -ese apasionado espacio de resistencia-, te mueve (te con-mueve).

Los debates sociales en el teatro no son nada nuevo, las problem play del siglo XIX se caracterizaban por su intención de confrontar al espectador con los dilemas experimentados por los personajes. Esos dramas planteaban una serie de cuestiones sociales, a veces se acercaban al sujeto de una manera moralista, otras de modo sentimental. Ibsen, por ejemplo, combinaba la penetración fisonómica y psicológica , haciendo hincapié en temas sociales de actualidad, por lo general concentrados en los dilemas morales de un personaje central. Pero el protagonista de “El rey tuerto” –portentosamente interpretado por Alain Hernández- no se plantea dilemas morales. Y aquí ya no estamos frente a un drama, sino frente a una negrísima y brillante comedia que, sin embargo, nos golpeará de una manera tan inesperada como contundente.

la foto 1

Marc Crehuet, el director y autor de este montaje incisivo, certero, divertidísimo, despliega con sus personajes una dialéctica implacable y rabiosa, impetuosa y necesaria. Y consigue -siguiendo una larga tradición de teatro político en tanto que sistema que produce imágenes y representaciones sociales relativas a las estructuras de poder- plantear con inteligencia un tema actual, para que el espectador hable y piense en él aún varios días después de verlo.

Leer Más…

Tàrrega era una fiesta

«Luego todo se convirtió en una sucesión de hechos concretos o de nombres propios o de verbos, o de capítulos de un manual de anatomía deshojado como una flor, interrelacionados caóticamente entre sí».

Los detectives salvajes, Roberto Bolaño

Esta frase de mi amado Bolaño podría servir para describir los cuatro intensos días de la Fira Tàrrega, feria internacional de artes escénicas. Como Roy Batty, el replicante, he visto cosas que vosotros no creeríais (perdón, ya perdí la cuenta de cuántas veces vi esta frase citada en espectáculos), pero voy a intentar ordenar el caos y transmitiros aunque sea un poco de la vida en tiempos de Fira.

Hechos concretos

Los hechos alrededor de Baños Roma. Todos los que habían visto Amarillo, el anterior trabajo de esta compañía mexicana dirigida por Jorge Vargas y Alicia Laguna que lleva el precioso nombre de Teatro Línea de Sombra, apostaban a que me iba a gustar. Acertaron. Partiendo de la investigación realizada en Ciudad Juárez por el propio equipo artístico sobre el recorrido vital de un héroe del boxeo –porque sólo desde el presente es posible construir la historia-, y valiéndose de distintos registros actorales y una variedad de lenguajes escénicos y audiovisuales, los intérpretes construyen un espectáculo inteligente, potente, preciso – de precisión y de necesidad – y distinto. Usando los objetos (y las imágenes, y las palabras) como receptáculos de memoria, erigen un puzzle de intertextualidades infinitas, atravesado por la violencia sufrida sostenidamente en Juárez. Inevitablemente me hizo pensar en el poderoso De Fuente Ovejuna a Ciudad Juárez del Cross Border Project: las metáforas del horror permanecen, allí desde Lope de Vega, aquí desde Cortázar o Bolaño. Un espectáculo sólido y contundente, en el que destacan Alejandra Antígona, Jorge León y la música en vivo de Jesús Cuevas. Que pase por Madrid.

Image

Leer Más…

La soledad del corredor de fondo: “Mejorcita de lo mío”, “La realidad” y el auge de los unipersonales

Uno

Dentro del teatro contemporáneo existe una manifestación denominada “espectáculo unipersonal”, cuya particular poética se distingue por contar con un actor, sólo en el escenario, interpretando frente al público, desplegando diversos recursos. De la versatilidad del actor dependerá que el espectador se sienta más o menos atrapado por el universo particular del montaje. Este género está muy extendido en el teatro argentino, por ejemplo, o el norteamericano; pero en España, cuando se trata de un espectáculo con un solo actor, se suele hablar de “monólogos”. Y sin embargo, este término a veces es insuficiente, y aquí está asociado por lo general al monólogo cómico (muchas veces, usado lamentablemente con connotaciones negativas, aunque -como en todo- tengamos también muestras de mucho talento entre los monologuistas cómicos), una modalidad en la que habitualmente el comediante habla directamente al público, sin ser interrumpido por otro personaje.

Quizás por los duros tiempos que corren y por la transformación de los modos de producción en el panorama actual del teatro y la danza, así como proliferan los espacios escénicos mínimos o íntimos (Microteatro, La Casa de la Portera, etc.), se está propagando también en nuestro país esta tendencia por la cual un artista escoge este formato de “unipersonal” -en el que muchas veces es responsable además del texto o de la dirección-, para expandir sus capacidades escénicas. El género abre muchas posibilidades dramatúrgicas: en algunos unipersonales, diversos personajes transitan a través de ese único cuerpo presente en el espacio escénico; otros montajes optan por un solo personaje como portador de la acción dramática, utilizando como recurso textual el monólogo, pero incorporando muchas veces más voces, recurriendo, entre otras cosas, a la voz en off.

Imagen

Dos

Esta larga introducción sirve para enmarcar el comentario sobre el espectáculo más inesperadamente delicioso y valiente que he visto en los últimos tiempos: Mejorcita de lo mío, de Pilar Gómez, con dirección y co-autoría de Fernando Soto, en el Teatro Arlequín hasta el 31 de enero en una nueva temporada madrileña. Definido como “un viaje de autoexploración con rumbo indefinido”, la soledad en el escenario le sirve a la actriz andaluza para hacer de este viaje un exorcismo de la soledad cotidiana. Pero ese rumbo que se presenta indefinido está en realidad marcado por la búsqueda de su identidad, y para ello Pilar exprimirá al máximo esas posibilidades del formato unipersonal.

Leer Más…