Mi Buenos Aires querido. Mis tuiteatreros queridos.

Durante mis primeros años en Madrid, mientras cursaba el Master en Gestión Cultural, me sentía orgullosa cada vez que un profesor ponía como ejemplo la cartelera de Buenos Aires para hablar de calidad, cantidad y variedad de oferta teatral. Me entusiasmaba contando sobre la proliferación de salas en los más insospechados rincones de mi ciudad de origen. Me enredaba en discusiones eternas acerca de las maneras de producción de espectáculos en cooperativa, de las formas de asociación de los artistas, de la alta participación popular. Pero sobre todo, con quienes más me empeñé en transmitir mi pasión, fue con mis queridos #tuiteatreros. No hizo falta, muchos de ellos ya amaban a creadores argentinos como Claudio Tolcachir, Daniel Veronese o Pablo Messiez. Y así fue como hace un año y medio empezamos a fantasear con la idea de hacer una excursión puramente  teatrera, de cruzar el océano para recorrer, además de las callecitas de Buenos Aires que tienen-ese-qué-se-yo-viste, el circuito off de la escena porteña.

Ríos de tinta digital tuitera han corrido desde entonces, y cuando pensé que no lo lograríamos, aquí estoy, en el salón de la casona de San Telmo en donde en algunas horas recibiré a mis amigos: un grupo de expectantes espectadores activos, tan apasionados como yo, que durante meses han ahorrado para cumplir este sueño. Ya no se hartarán de escucharme ponderar milanesas, alfajores, ñoquis o asados. Ya sabrán de qué les hablo cuando digo “morfar”, “pelotudear”, o cuando explico instituciones porteñas como los pasacalles o los paseadores de perros. Pero sobre todo, ya sé que podremos compartir la emoción de haber disfrutado de esas maneras/otras de hacer teatro.

Ahora que ellos estarán ocupados haciendo maletas, aprovecho para compartir con vosotros algunas de las sorpresas que les tengo preparadas. No es para que muráis de envidia, que también, sino para que conozcáis algunos nombres, por si pasan por ahí o por si también vosotros podéis cruzar el charco. Si es así, podéis preguntarme. Estaré encantada de daros sugerencias.

Estas son algunas de las funciones que verán los #tuiteatreros en Buenos Aires:

TERCER CUERPO. De Claudio Tolcachir. Sala: Timbre 4

Cinco vidas, cinco deseos de amar, cinco personas incapaces. Mientras tanto se vive, se trabaja, se intenta. Miedo a no ser, miedo a que sepan quien soy. Miedo e incapacidad. La historia de querer y no saber que hacer. La historia de un intento absurdo. y subir las escaleras. Y querer vivir cada día a pesar de todo.

1 tercer cuerpo

Es mi Tolcachir favorito, con la sensibilidad enrarecida y conmovedora de siempre y el áspero sentido del humor impreso en los cuerpos y las voces de cinco estupendos intérpretes. En Timbre 4 también continúan para quien se las haya perdido en España o quiera repetir, las otras dos obras clave de esta compañía tan querida: La omisión de la familia Coleman y El viento en un violín, con nuestro admirado Lautaro Perotti.

EL VIAJE DE HERVÉ. Sobre “Seda” de Alessandro Baricco. Sala: Querida Elena.

El viaje de Hervé es un cuento susurrado al oído. Una leyenda, un mito, una epopeya de amor a través de miles de kilómetros de finos hilos de seda. Exquisita versión de la maravillosa novelita “Seda” de Alessandro Baricco. Dos desconocidos unidos por un amor invisible, etéreo como un suspiro, frágil como el papel de arroz, suave como la seda.

2 el viaje de herve

Cada sábado al atardecer, sólo veinte espectadores se adentran en el patio de una antigua casona en las cercanías del Parque Lezama. Allí los esperan Madame Blanche y Baldabiou, iluminados por los últimos rayos del sol y acompañados por un Músico, para develar la historia de Hervé y su amada imposible. Relatores y Personajes se confundirán entre sí como las hebras de un exótico té: dulce y picante, intenso y sutil.

VENIMOS DE MUY LEJOS. El Galpón de Catalinas.

Estrenado en 1990, Venimos de muy lejos se presenta desde entonces a sala llena en el Galpón de Catalinas. El espectáculo es un homenaje a los inmigrantes y a la esperanza con la que llegaron a la Argentina. Sin tener pretensión histórica, los personajes y situaciones fueron construidos a partir de la imaginación colectiva y de los relatos de la gente del barrio de La Boca. Venimos de muy lejos pone en escena a los “gringos”, sus sufrimientos y añoranzas de la tierra que tuvieron que dejar, la solidaridad y esfuerzos cotidianos en el patio del conventillo, la alegría de sus fiestas y canciones, su amor y la lucha cotidiana por vivir.

3 catalinas

El grupo más antiguo de teatro comunitario de la Argentina. Es muy emocionante ver a los propios vecinos del barrio de La Boca (adonde llegaron los inmigrantes españoles, italianos, turcos, etc.) contar la historia del barrio y nuestros abuelos. Tiene un poco de sabor al Don Juan de la Cebada, algo de popular y festivo en lo que está involucrado todo el barrio y se representa hace muchos años. Los vecinos recrean su historia y crean su presente. En palabras de su director, Ademar Bianchi, hacer que “el territorio vuelva a ser un lugar de vida y no solamente un dormitorio”. 

 VIEJO, SOLO Y PUTO. De Sergio Boris. Teatro Beckett

La obra se instala en el cruce entre dos hermanos que atienden una farmacia, un visitador médico y dos travestis. Historias de derrumbes sentimentales, de amores prohibidos, de mandatos familiares sobre fondo de cumbia en una farmacia de turno en Wilde. Transcurre en una noche, durante la celebración por el título de Doctor en Farmacia y Bioquímica obtenido por el hermano menor.

4 puto

Los que la han visto la recomiendan fervientemente diciendo que pocas veces tiene uno la oportunidad de instalarse en el corazón del hecho teatral. Y aunque su título parezca provocativo, “Viejo, solo y puto” es un logro dramático de enorme envergadura estética, un hecho vivo, radical y sin concesiones.

LOS TALENTOS. Elkafka Espacio Teatral.

En un departamento de Buenos Aires, unos jóvenes se dedican a fomentar su talento. En ese contexto cerrado, regido por normas que ellos han diseñado a medida, son casi invulnerables. No ignoran que llegará el día en el que deberán salir al mundo y someter todo ese talento a su implacable juicio. Pero, a través de pactos tácitos y hábiles maniobras, logran demorar esa prueba. Algo cambia cuando, de un modo extraño y sorpresivo, “el mundo” logra colarse en el departamento.

8 los talentos

Dijo Marcos Ordóñez cuando la vio en el Temporada Alta que Los talentoses una función muy divertida y muy triste, casi elegíaca, sobre la amistad y el fin de la adolescencia, sin un solo cliché, sin un átomo de parodia, que jamás degrada a sus personajes para calzar un chiste: son planetas que chocan porque cada uno tiene su propia órbita.” Ha colocado en el universo teatral argentino a sus dos brillantes autores (y directores), Agustín Mendilaharzu y Walter Jakob. La dupla también tienen en cartel la genial La edad de oro, que puede disfrutarse en la misma sala, Elkafka.

MARUJA ENAMORADA. El Estepario Teatro.

Biodrama amoroso. Obra surgida del encuentro artístico entre Vivi Tellas y Maruja Bustamante. “Maruja enamorada” es una hipótesis sobre el amor. ¿El amor es una ficción? ¿Quiénes somos en el amor? ¿El amor termina cuando empieza? ¿Siempre nos enamoramos de la misma persona? ¿Cuál es el cuerpo del amor? Maruja revive todas sus relaciones amorosas mientras reconstruye su historia familiar, y así el material biográfico se vuelve experiencia escénica.

4. maruja enamorada

Vivi Tellas viene desarrollando hace mucho tiempo el biodrama como forma de investigación escénica; es una de las creadoras más modernas de la escena local. Y Maruja es una dramaturga y genial actriz muy joven, que siempre hace cosas interesantes, una de las nuevas estrellas del teatro independiente. Estas dos juntas pueden ser dinamita…

ESCENAS DE LA VIDA CONYUGAL. De Ingmar Bergman. Teatro Maipo.

Juan y Mariana, relatan al público una secuencia de escenas que tiene que ver con su matrimonio, y la relación que mantienen luego de su divorcio. En un ámbito atemporal y sin referencias concretas a ninguna época, se entregan a un juego en el que alternativamente son actores y personajes, traspasando la cuarta pared y haciendo cómplices a los espectadores que inevitablemente se ven reflejados en muchas de las situaciones que esos dos seres se plantean y que pueden resultar divertidas, dramáticas y hasta violentas pero que siempre tienen que ver con el amor y la condición humana.

6 escenas

Bueno, porque algo de teatro comercial también habrá que ver. Y si vemos algo, ya que sea con Ricardo Darín y Valeria Bertuccelli, dos monstruos escénicos. Parece que allí donde Bergman hizo un dramón, éstos dos, dirigidos por Norma Aleandro, hacen una comedia, pero merece la pena ver un teatro de la calle Corrientes, lleno de gente para acudir a la ceremonia teatral.

CABAÑA SUIZA. De Lautaro Vilo. Teatro del Pueblo

Un padre que se ha grabado hablándole a su mujer muerta durante años, dos herederos de una fábrica de chocolate que tratan de hacer frente a la responsabilidad, un empleado un poco violento que no acepta un no como respuesta, una maestra jardinera que se enoja con facilidad, una madrastra que sueña con escapar, un amigo que vive de prestado y genera pasiones irrefrenables, una prima que justo viene a estudiar ingeniería eléctrica… Todos estos personajes se cruzan a fines de los 90, en una pequeña ciudad norpatagónica, en un valle que produce las mejores manzanas del mundo y dónde, de vez en cuando, un pozo de gas se prende fuego.

7 cabaña suiza

De Lautaro Vilo, otro de los nuevos dramaturgos interesantes, autor también de la bella Escandinavia, escrita para Rubén Szchumacher. Cabaña suiza arrasó con las críticas, ganó varios premios del teatro independiente, llevan varias temporadas y éstas son las últimas funciones.

LA MÁQUINA IDIOTA. De Ricardo Bartís. Sportivo Teatral Buenos Aires.

Cementerio de la Chacarita. Contiguo al muro del Panteón Oficial de la Asociación Argentina de Actores, ha ido creciendo -como si de una hiedra se tratase- una mutual anexa de figuras menores del espectáculo. Allí un orden repetido, recurrente los enfila. Proliferan los reclamos y una bruta melancolía plagada de recuerdos sospechosos, de amores crispados los invade. Y sin embargo, el destino ha llamado a escena una vez más. El sindicato ha convocado a los festejos de Octubre.

9 la maquina idiota 2

Dirigida por Ricardo Bartís, uno de los creadores más importantes de la escena argentina desde finales de los 80. El off porteño tiene uno de sus puntales en el mítico Sportivo Teatral, su espacio. La máquina idiota, quince actores, Maradona y Hamlet, para pensar la materialidad del actor.

TODO VERDE. De Santiago Loza. Timbre 4

Una repostera de pueblo. Una forastera que llega para cambiarle la vida. Una relación intensa y frágil. Una ventana a la calle. Un momento del día, el final; después: la noche. Un color: el verde. Todo verde. Todo verde sucede con lo mínimo. Una mujer, una silla y una ventana. Celebración del espacio vacío. Una actriz extraordinaria y un texto maravilloso.

10 todo verde

Santiago Loza es dramaturgo y director de cine, una de las voces más interesantes de los últimos años. Escribió varios unipersonales para mujeres, entre ellos la maravillosa La mujer puerca, en funciones en El Elefante Club de Teatro (pero no nos coinciden las fechas) y Nada del amor me produce envidia (genial título, ¿a que sí?). En Todo verde brilla María Inés Sancerni. Loza acaba de dirigir a Tolcachir como actor en una estupenda miniserie para televisión, Doce casas. Historia de mujeres devotas, que puede verse online.

EMILIA. De Claudio Tolcachir. Timbre 4

Emilia fue su niñera. Lo crió, lo cuidó. Lo acompañó como nadie. El tiempo los separó y vuelven a encontrarse, él adulto, con mujer e hijo. Ella ya vieja, sola, necesitada. ¿Cuánto no registramos de la necesidad de los otros? ¿Dónde nace esa desconexión solidaria en quienes nos pensamos solidarios? Ese niño creció pero tal vez ese amor de pago que constituyó su infancia no haya mutado, siga siendo su estructura afectiva.
Por alguna razón todos se aman y esa razón no siempre es el amor. Quizás ese refugio que pretende encontrar Emilia en ese antiguo amor y su familia sea su perdición, su sacrificio o salvación.

11 emilia

De nuevo a Timbre 4. Nada que agregar para los que la disfrutamos allí en Madrid en los Teatros del Canal. Excepto que ver a Carlos Portaluppi, el huracán protagonista de la versión argentina de Emilia, es algo que probablemente nunca olvidaremos. Un portento.

La oferta es inabarcable, claro, ni siquiera haciendo doblete y funciones trasnochadas llegaremos a ver todo lo que queremos. Y eso que aquí faltan creadores fascinantes como Romina Paula (asidua en el Temporada Alta de Girona), Veronese, Ciro Zórzoli, Spregelburd, Tantanián, Fede León, Daulte, mi maestro Rá Mereñuk,  Ariel Farace… muchos de los cuales no tenían función en estos días. Tendremos que volver el año próximo. ¿Quién se apunta?
Besos de @petalodesal (no sé si es Baires o Madrid, pero os espero).

Vuelven los Cafés Teatrales: Tertulia sobre la creación escénica con Claudio Tolcachir, Luis Luque y Raúl Tejón

Los Cafés Teatrales presentados por Teatrorama se consolidan como un espacio de reflexión e intercambio con los creadores de las artes escénicas. En estos encuentros, dialogamos sobre los procesos de creación teatral desde el punto de vista de la dramaturgia, la dirección y la actuación. Moderados por Verónica Parizzi Doynel, constituyen una oportunidad única de acercarnos a la concepción de la poética teatral particular de cada artista, configurando un mapa de las nuevas formas del teatro actual y fomentando conexiones entre diferentes creadores entre sí y con un público interesado en ir un poco más allá de la mera recepción escénica.

Para el primer encuentro de 2014, en el nuevo espacio de la Champañería María Pandora (Plaza de Gabriel Miró, 1 Las Vistillas), contaremos con la participación del director y autor argentino Claudio Tolcachir (quien estrena “Emilia” en los Teatros del Canal), el director Luis Luque (“Ahora empiezan las vacaciones” y “Diario de un loco“) y el actor y director Raúl Tejón (quien acaba de estrenar “El huerto de guindos” en La Casa de la Portera).

El encuentro será el domingo 12 de enero a las 16hs (horario especial para que nuestro invitado internacional pueda estar en su función de “Emilia“). (Actualización: aforo completo).

Anteriormente, han participado en los Cafés Teatrales Pablo Messiez, Miguel Del Arco, Alfredo Sanzol, Jose Padilla, Fernanda Orazi, Paco Bezerra, María Pastor, Jose Martret y Pilar Gómez. Os esperamos a todos en un nuevo encuentro, que promete ser un lujo para los apasionados por la creación escénica.

Imagen

 

Leer Más…

Los espectadores más apasionados de la red dan sus Aplausos Tuiteatreros 2013

“Los #tuiteatreros se ponen en pie para aplaudir a quienes nos han dado algunos felices momentos teatrales este año #AplausosTuiteatreros2013”.

Este mediodía, como ya hicieran en 2012, las cuentas de Twitter de los espectadores más apasionados de la red alborotaron el teatrerío digital mencionando “algunos de los momentos de belleza y felicidad que nos dejó este intenso año escénico”.

Delicadas criaturas del aire: “Mi gran obra”, de David Espinosa

¡Ah, qué grande es el mundo a la luz de las lámparas! 

¡Y qué pequeño es a los ojos del recuerdo!

Charles Baudelaire

Cuando eres pequeño tienes la libertad de crear un mundo en el que pueden convivir un cowboy y un soldadito, un superhéroe, una princesa y un astronauta, todos viajando en un cochecito de carreras o en un barco pirata.  Tienes la paciencia de encajar pieza tras pieza de Lego hasta construir la más sofisticada fortaleza. Y tienes también la impunidad de destruirlo todo de un manotazo, porque sabes que el placer estará en volver a construirlo al día siguiente.

Cuando crecemos, nos cuesta mucho más atrevernos a arrasar lo que cuidadosamente hemos construido, y empezar todo otra vez. En Mi gran obra” Un proyecto ambiciosoDavid Espinosa se permite crear un universo delicioso e inquietante y tiene la valentía de barrerlo de un plumazo una y otra vez, con el eco de la impunidad infantil en sus expresivas manos. Pero la propuesta de David excede lo lúdico, es mucho más que un poético Juego de la Vida. Este microscópico teatro nos dispara potentes asociaciones y reflexiones sobre la sociedad contemporánea, tan sólo con cambiar de sitio alguno de sus 300 personajes.  La escena bucólica pasa a ser absolutamente sórdida con unas pequeñas intervenciones. Nada es inocente en este rompecabezas existencial pleno de lirismo e ironía.

mi gran obra david espinosa

Leer Más…

Adivina quién viene a cenar (El tuerto y ser feliz)

Cuesta escribir algo cuando lo que se debería es dejar de hablar y volver a hacer. Cuando sólo tienes preguntas y ninguna certeza. Pero se hace imprescindible cuando las preguntas surgen porque una obra de teatro -ese apasionado espacio de resistencia-, te mueve (te con-mueve).

Los debates sociales en el teatro no son nada nuevo, las problem play del siglo XIX se caracterizaban por su intención de confrontar al espectador con los dilemas experimentados por los personajes. Esos dramas planteaban una serie de cuestiones sociales, a veces se acercaban al sujeto de una manera moralista, otras de modo sentimental. Ibsen, por ejemplo, combinaba la penetración fisonómica y psicológica , haciendo hincapié en temas sociales de actualidad, por lo general concentrados en los dilemas morales de un personaje central. Pero el protagonista de “El rey tuerto” –portentosamente interpretado por Alain Hernández- no se plantea dilemas morales. Y aquí ya no estamos frente a un drama, sino frente a una negrísima y brillante comedia que, sin embargo, nos golpeará de una manera tan inesperada como contundente.

la foto 1

Marc Crehuet, el director y autor de este montaje incisivo, certero, divertidísimo, despliega con sus personajes una dialéctica implacable y rabiosa, impetuosa y necesaria. Y consigue -siguiendo una larga tradición de teatro político en tanto que sistema que produce imágenes y representaciones sociales relativas a las estructuras de poder- plantear con inteligencia un tema actual, para que el espectador hable y piense en él aún varios días después de verlo.

Leer Más…

Tàrrega era una fiesta

«Luego todo se convirtió en una sucesión de hechos concretos o de nombres propios o de verbos, o de capítulos de un manual de anatomía deshojado como una flor, interrelacionados caóticamente entre sí».

Los detectives salvajes, Roberto Bolaño

Esta frase de mi amado Bolaño podría servir para describir los cuatro intensos días de la Fira Tàrrega, feria internacional de artes escénicas. Como Roy Batty, el replicante, he visto cosas que vosotros no creeríais (perdón, ya perdí la cuenta de cuántas veces vi esta frase citada en espectáculos), pero voy a intentar ordenar el caos y transmitiros aunque sea un poco de la vida en tiempos de Fira.

Hechos concretos

Los hechos alrededor de Baños Roma. Todos los que habían visto Amarillo, el anterior trabajo de esta compañía mexicana dirigida por Jorge Vargas y Alicia Laguna que lleva el precioso nombre de Teatro Línea de Sombra, apostaban a que me iba a gustar. Acertaron. Partiendo de la investigación realizada en Ciudad Juárez por el propio equipo artístico sobre el recorrido vital de un héroe del boxeo –porque sólo desde el presente es posible construir la historia-, y valiéndose de distintos registros actorales y una variedad de lenguajes escénicos y audiovisuales, los intérpretes construyen un espectáculo inteligente, potente, preciso – de precisión y de necesidad – y distinto. Usando los objetos (y las imágenes, y las palabras) como receptáculos de memoria, erigen un puzzle de intertextualidades infinitas, atravesado por la violencia sufrida sostenidamente en Juárez. Inevitablemente me hizo pensar en el poderoso De Fuente Ovejuna a Ciudad Juárez del Cross Border Project: las metáforas del horror permanecen, allí desde Lope de Vega, aquí desde Cortázar o Bolaño. Un espectáculo sólido y contundente, en el que destacan Alejandra Antígona, Jorge León y la música en vivo de Jesús Cuevas. Que pase por Madrid.

Image

Leer Más…

La soledad del corredor de fondo: “Mejorcita de lo mío”, “La realidad” y el auge de los unipersonales

Uno

Dentro del teatro contemporáneo existe una manifestación denominada “espectáculo unipersonal”, cuya particular poética se distingue por contar con un actor, sólo en el escenario, interpretando frente al público, desplegando diversos recursos. De la versatilidad del actor dependerá que el espectador se sienta más o menos atrapado por el universo particular del montaje. Este género está muy extendido en el teatro argentino, por ejemplo, o el norteamericano; pero en España, cuando se trata de un espectáculo con un solo actor, se suele hablar de “monólogos”. Y sin embargo, este término a veces es insuficiente, y aquí está asociado por lo general al monólogo cómico (muchas veces, usado lamentablemente con connotaciones negativas, aunque -como en todo- tengamos también muestras de mucho talento entre los monologuistas cómicos), una modalidad en la que habitualmente el comediante habla directamente al público, sin ser interrumpido por otro personaje.

Quizás por los duros tiempos que corren y por la transformación de los modos de producción en el panorama actual del teatro y la danza, así como proliferan los espacios escénicos mínimos o íntimos (Microteatro, La Casa de la Portera, etc.), se está propagando también en nuestro país esta tendencia por la cual un artista escoge este formato de “unipersonal” -en el que muchas veces es responsable además del texto o de la dirección-, para expandir sus capacidades escénicas. El género abre muchas posibilidades dramatúrgicas: en algunos unipersonales, diversos personajes transitan a través de ese único cuerpo presente en el espacio escénico; otros montajes optan por un solo personaje como portador de la acción dramática, utilizando como recurso textual el monólogo, pero incorporando muchas veces más voces, recurriendo, entre otras cosas, a la voz en off.

Imagen

Dos

Esta larga introducción sirve para enmarcar el comentario sobre el espectáculo más inesperadamente delicioso y valiente que he visto en los últimos tiempos: Mejorcita de lo mío, de Pilar Gómez, con dirección y co-autoría de Fernando Soto, en el Teatro Arlequín hasta el 31 de enero en una nueva temporada madrileña. Definido como “un viaje de autoexploración con rumbo indefinido”, la soledad en el escenario le sirve a la actriz andaluza para hacer de este viaje un exorcismo de la soledad cotidiana. Pero ese rumbo que se presenta indefinido está en realidad marcado por la búsqueda de su identidad, y para ello Pilar exprimirá al máximo esas posibilidades del formato unipersonal.

Leer Más…

20 escenas de amor y una canción esperanzada. Balance teatral 2012.

Por suerte Neruda escribió “20 poemas de amor y una canción desesperada” y no se quedó solo en diez, así me doy permiso para elegir algunas más de lo habitual entre mis escenas adoradas de este año teatral. Si, como dice el filósofo Alain Badiou en su maravilloso “Elogio del Amor” (título godardiano de la transcripción de su conferencia en el marco del Festival de Avignon), cuando describe su fascinación primera con el teatro: en escena “algo del lenguaje y del poema está, de forma casi inexplicable, unido al cuerpo”, el teatro puede ser por lo tanto “una imagen de lo que más tarde sería el amor para mí, el momento en que el cuerpo y la mente se vuelven inseparables”. Entonces, el teatro es amor, de forma originaria, el pensamiento encarnado. Y yo quiero compartir mis momentos amorosos de este año difícil -como todos los amores-, en el que, a pesar de todo, vi más teatro que nunca (aunque ni así vi todo el que quería ver).

Comparto estos momentos, fugaces pero nada efímeros, porque después de ver tantos espectáculos creo que al final es raro encontrar montajes redondos, perfectos (ah, la belleza de la imperfección), pero elijo quedarme con una actuación particular (incluso con un gesto), con una escena dramatúrgicamente bien construída, o con un instante de belleza y verdad escénica. Elijo quedarme con el amor (elijo quedarme). Esos momentitos de felicidad, os los deseo.

  • Pablo (Oscar Velado) recitándole una poesía a la extasiada Nela (Marianela Pensado), mientras le acaricia la cara, en Los ojos de Pablo Messiez. Y cualquier escena de Fernanda Orazi en esta obra, porque aunque a ella esta vez le tocó el desamor, nunca el dolor amoroso fue tan bello como en la voz, el cuerpo y el llanto de La Orazi. Ya sabéis, si pudiera salvar solo un montaje teatral, sería este.
  • La fiesta de Nagore, la adolescente sabia y huraña que ama los libros, a la que su madre le celebra el cumpleaños más tenso invitándole al amiguito imprevisto, en ese genial caleidoscopio escénico imaginado por Alfredo Sanzol llamado En la luna.

en la luna escenas de amor teatrorama

Leer Más…

¡Viva La Bagatela!: El olmo que da peras, o el placer del teatro despojado

Si me preguntas por qué está ciudad me sigue enamorando después de tantos años, te respondería con una cita en mi último rincón descubierto. Es verdad que a veces parece que Madrid no tiene la efervescencia de mi querida Buenos Aires, o que si pudiera tener mar como Barcelona, entonces ya sería perfecta. Sin embargo cada tanto te sorprendes seducida por un espacio nuevo, con el encanto y los olores y la magia de los rincones viejos pero con las posibilidades de inventar todo lo inédito.

El sábado estuve en La Bagatela de Lavapiés, una asociación cultural dedicada al teatro, la literatura, la fotografía, el cine y mucho más. Creo que me conquistaron ni bien traspasé la puerta: sonaba Babasónicos y un chico muy amable nos dio un naipe (me tocó de corazones) a modo de entrada. Entre flores y libros, puedes comerte una empanada exquisita (ahí es donde empiezas a comprobar tus sospechas de un elemento argentino entre los componentes de tan particular asociación). Después, los no más de veinticinco privilegiados que disfrutaríamos de esa joyita que es La pera del olmo, espectáculo creado, dirigido y actuado por Natalia López y Toni Ruiz, bajamos al subsuelo.

Leer Más…

¨De ratones y hombres¨: Dos hombres solos

A veces, cuando se acerca un montaje que espero con especial ilusión, me preparo afanosamente para la ceremonia. Cuando me enteré de que Miguel del Arco haría una versión de De ratones y hombres  me conseguí el libro de Steinbeck en inglés. Me costó un poco lo del acento de Carolina del Sur, pero estaba entrenada por el Sawyer de la serie Lost (cuyo libro de cabecera era precisamente este). Lo cuento porque quiero decir que, cuando me senté en el Teatro Español para disfrutarla, conocía la bellísima historia, los personajes, su destino. Y sin embargo, fue como si descubriera las palabras por primera vez, y me dejé llevar por el vértigo del montaje.

No ha pasado tanto tiempo desde que Miguel del Arco nos maravillara con su exquisita La función por hacer, su primer espectáculo con Kamikaze Producciones. Desde entonces, ha dado numerosas muestras de una inteligente mirada escénica y una creatividad inspirada, hasta llegar a este regalo que es su visión brutalmente oscura pero irremediablemente luminosa de De ratones y hombres.

Leer Más…